Bienvenidos
Educación Inclusiva
Secundaria
Primaria
Preescolar
Educación de Jóvenes y Adultos
Alfabetización
Secundaria de Jóvenes y Adultos
Primaria de Jóvenes y Adultos
Educación Técnica
Inicio / Rubén Darío

Rubén Darío

Cronología de Rubén Darío, 1867 – 1881

1867 – El NACIMIENTO

Nace Rubén Darío en Metapa el 18 de Enero, ahora Municipio del Departamento de Matagalpa y hoy Ciudad Darío, primogénito del mal avenido matrimonio de Manuel García (Darío) y Rosa Sarmiento Alemán. Es bautizado en León Santiago de los Caballeros, domicilio de sus mayores el 3 de Marzo, dentro del rito católico y con el nombre de Félix Rubén.

Lo apadrinó el Coronel Félix Ramírez y Máximo Jérez, como el mismo poeta firma en su autobiografía. Su nombre literario de su segundo nombre legal y el apellido Darío que procede de la tradición de llamar a los miembros de toda una familia con el nombre de su jefe; en este caso, los Daríos, por Darío Mayorga. (Casa Natal de Rubén Darío.- Metapa, Matagalpa)

1869 – FUGA DE ROSA SARMIENTO Y SU HIJO RUBÉN DARÍO

Después de la separación de Manuel García, Rosa Sarmiento se fuga con su hijo Rubén y Juan Benito Soriano, de la casa de su tía y madre adoptiva Bernarda Sarmiento, quien había concertado las primeras bodas. Radican en San Marcos de Colón, Honduras, pero meses más tarde, el Coronel Félix Ramírez Madregil, esposo de Bernarda Sarmiento, va a traer al niño y lo lleva a León, desde entonces pertenecerá definitivamente al hogar Ramírez Sarmiento y firmará sus libros escolares Félix Rubén Ramírez. La casa de sus “padres” reunía políticos e intelectuales de la época; sus tertulias eran muy afamadas “Mamá Bernarda” tenía dotes de conversadora. (Rosa Sarmiento.- Mamá de Rubén Darío)

1870 – LA INFANCIA

La infancia de Darío transcurre en León, ciudad llena de cúpulas, calles empedradas, casas fortalezas y leyendas de “aparecidos”, caballos desbocados, ‘curas sin cabeza’, todo un ambiente colonial que inculca en su ánimo terror y religiosidad. “La casabera para mí temerosa por las noches. Anidaban las lechuzas en los aleros. Me contaban cuentos de ánimas en pena y aparecidos los dos únicos sirvientes: la Serapia y el indio Goyo. Vivía aún la madre de mi tía abuela, una anciana, toda blanca por los años y atacada de un temblor continuo. Ella también se infundía miedo”. (Autobiografía). Según el mismo Darío ya a los tres años sabía leer.

1871 – RECUERDOS

El Coronel Ramírez murió y mi educación quedó únicamente a cargo de mi tía abuela. Fue mermando el bienestar de la viuda y llegó la escasez, si no la pobreza. La casa era una vieja construcción, a la manera colonial: cuartos seguidos, un largo corredor, un patio con pozo, árboles”, (Autobiografía).
(Corolnel Félix Ramírez Madregil, Padrino del poeta y esposo de Bernarda Sarmiento.- )

1874 – MI PRIMER MAESTRO: DOÑA JACOBA TELLERÍA

“Se me hacía ir a una escuela pública. Aún vive el buen maestro, que era entonces bastante joven, con fama de poeta: el Licenciado Felipe Ibarra. Usaba, naturalmente, conforme con la pedagogía singular de entonces, la palmeta, y en casos especiales, la flagelación en las desnudas posaderas… Pero quien primeramente me enseñó el alfabeto, mi primer maestro, fue una mujer: “doña Jacoba Tellería, quien estimulaba mi aplicación con sabrosos pestiños, bizcotelas y alcanfores que ella misma elaboraba. La maestra no me castigó sino una vez, en que me encontraba, !a esa edad, Dios Mío!, en compañía de una precoz chicuela, iniciando indoctos e imposibles Dafne y Cole” (Autobiografía).

(Félix Rubén García Sarmiento.- 1872)

1877 – LOS PRIMEROS LIBROS

Debe haber sido por ese tiempo que “en un viejo armario encontré los primeros libros que leyera. Eran un Quijote, las obras de Moratín, Las Mil y Una Noche, La Biblia; Los Oficios, de Cicerón; la Corina, de Madame Stael; un tomo de comedias clásicas españolas y una novela terrorífica, de ya no recuerdo el autor, la Caverna de Strozzi. Extraña y ardua mezcla de cosas para la cabeza de un niño”. (Autobiografía)

1878 – LOS VERSOS DE SEMANA SANTA

“De mí sé decir que a los diez años ya componía versos y que no cometí nunca una sola falta de ritmo”. “Del centro de uno de los arcos, en la esquina de mi casa, pendía una granada dorada. Cuando pasaba la procesión del Señor del Triunfo, el Domingo de Ramos, la granada se abría y caía una lluvia de versos. Yo era el autor de ellos. No he podido recordar ninguno… pero sí sé que eran versos, versos brotados instintivamente. Yo nunca aprendí a hacer versos. Ello fue en mi orgánico, natural, nacido”. (Autobiografía).

Estudia con los jesuitas expulsados de Guatemala, en la Iglesia de Recolección de León, conociendo sus primeros clásicos latinos. “Había entre ellos hombres eminentes: un padre Arubla, bello e insinuante orador; un padre Valenzuela, célebre en Colombia como poeta”. (Autobiografía)

1879 – PRIMEROS CONTACTOS INTELECTUALES

En enero conoce el soneto “La Fe” que es su primera pieza conocida y comienza a establecer sus primeros contactos intelectuales. “León tiene un núcleo de intelectuales, poetas algunos, periodistas, jurisconsultos, literatos todos… Mariano Barreto ahonda mucho en el sabor diplomático; Román y José María Mayorga Rivas, Cesáreo Salinas, Manuel Cano y Félix Medina son poetas; Felipe Ibarra, Samuel Meza, Tomás Ayón y su hijo Alfonso, Jesús Hernández Somoza, son jurisconsultos y publicistas; Ricardo Contreras, mexicano, ejerce la docencia y la crítica literaria; Modesto Barrios es periodista y orador. Todos estimulan a Rubén celebrando sus composiciones, solicitando su colaboración para diversos actos académicos y facilitándole obras literarias que leer con delectación. Esos escritores profesan el liberalismo ideológico; son lectores de Juan Jacob Rouseaux, y de Montesquieu, de Tácito, de Plutarco y en aquel momento tienen como oráculo al ilustre ecuatoriano Juan Motalvo”, (E. Torres: La Dramática Vida de Rubén Darío).

1880 – EL POETA NIÑO

“Ya iba a cumplir mis trece años y habían aparecido mis primeros versos en el diario titulado El Termómetro, que publicaba en la ciudad de Rivas el historiador y hombre político José Dolores Goméz” (Autobiografía).

Entre enero y septiembre escribe: “Naturaleza”, “Al Mar”, “A Víctor Hugo”; “Clases”, “Una Lágrima”, “Desengaño”, “A… “, “El Poeta”, “A ti”. Publica asimismo en la revista El Ensayo de León y firma con sus anagramas: Bruno Erdía y Bernando I.U. “Otros versos míos se publicaron y se me llamó en mi república y en las cuatro de Centroamérica, ‘El Poeta Niño’ (Autobiografía).

1881 – PRIMERA OBRA: POESÍAS Y ARTÍCULOS

El 10 de Julio, Rubén Darío data la portada manuscrita del tomo I de su primera obra Poesías y Artículos en prosa, que quedó sin imprimir; sólo póstumamente la Universidad de Nicaragua hizo una edición facsimilaria con motivo del cincuentenario de la muerte del poeta. Del tomo II, que hace suponer Darío en la portada, y que había de contener los “artículos en prosa”, se desconoce el paradero.

En el periódico político La Verdad de León escribe artículos de combate que redactaba a la manera de Juan Montalvo, contra el gobierno. En diciembre su fama lo lleva a Managua, buscando ayuda oficial, contando con la protección de los liberales.

Da lectura el 24 de Enero a su poema en cien décimas “El Libro” en una fiesta del Palacio del Ejecutivo y ante el Presidente de la República Joaquín Zavala: “Extraje de mi bolsillo una larga seria de décimas, todas ellas rojas de radicalismo antirreligioso, detonantes, posiblemente ateas y que causaron un efecto de todos los diablos”. (Autobiografía).

El 30 de Enero el Gobierno asume los gastos de la instrucción del poeta en un Colegio de Granada. Darío no acepta la protección estatal y en agosto sus amigos lo embarcan hacia El Salvador, con el fin de disuadirlo de su matrimonio con Rosario Murillo, la “Garza Morena”. En este país se reencuentra con su paisano el poeta Román Mayorga Rivas y escriben conjuntamente un poema el 15 de Septiembre.

1883 –  REGRESO A NICARAGUA

En la velada con la que se conmemora el I Centenario del nacimiento de Simón Bolivar el 24 de Julio en El Salvador, lee su poema Al Libertador Bolivar,  que se editará en la Imprenta de la Ilustración. Es maestro de gramática en liceos salvadoreños. Estudia ocultismo y práctica el magnetismo y “anduve a la diabla con mis amigos bohemios”. Conoce a Francisco Gavidia, quien se encuentra adaptando las nuevas formas del alejandrino francés y es documentado conocedor de la poesía de Hugo.

Regresa a Nicaragua, reanuda sus amoríos con la “Garza Morena” y por diciembre se encuentra trabajando con un establecimiento comercial de Granada. Escribe “Alegorías”. Edita A la Unión Centroamericana (León. Tipografía de J. Hernández).

1884 –  CARGOS EN EL GOBIERNO DE ADÁN CÁRDENAS

Desempeña un puesto en la Secretaría Privada de la Presidencia de Nicaragua durante el período de Adán Cárdenas y trabaja en la Biblioteca Nacional que dirige el poeta Antonio Aragón. El 13 de Agosto como miembro de la comitiva asiste al encuentro de los presidentes de Nicaragua y El Salvador, que se verifica en San Juan del Sur y Corinto.

Intensas lecturas en la Biblioteca Nacional (La Biblioteca de Autores Españoles, de la Colección de Rivadeneyra). Colabora en el Diario de Nicaragua, El Ferrocarril y sobre todo en El Porvenir de Nicaragua. Escribe los poemas “Epístola a Juan Montalvo” y “Epístola a Ricardo Contreras”, este último en respuesta a los dos artículos críticos que publicara Contreras sobre “La Ley escrita de Rubén Darío” en el Diario Nicaragüense (16 y 22 de Octubre).

1885 –  PRIMERAS NOTAS

Continúa su tarea en la Biblioteca Nacional y según la leyenda aprende de memora el Diccionario de la Real Academia.

Ante las pretensiones unionistas del Presidente de Guatemala Justo Rufino Barrios, el gobierno conservador nicaragüense se le opone y Darío contribuye con poemas patrióticos y un “Himno de Guerra”. Escribe poemas y cuentos, entre ellos “Victor Hugo” y “La Tumba”, con motivo de la muerte del maestro francés (21 de Mayo). “A las Orillas de Rhin”, “Las Albóndigas del Coronel”.

Entrega a los talleres de la Tipografía Nacional su libro Epístolas y Poemas, que no publicará hasta 1888 con el Título de Primeras Notas.

1886 – VIAJA A CHILE

En enero aparece El Imparcial en Managua, bajo la dirección de Darío, Pedro Ortiz y Eugenio López.

“A causa de la mayor desilusión que pueda sentir un hombre enamorado, resolví salir de mi país” (Autobiografía).

El general y poeta salvadoreño Juan Cañas que había sido diplomático en Chile, decide: “Vete a Chile. Es el país donde debes ir. Vete a nado, aunque te ahogues en el camino”. Embarca en Corinto el 5 de mayo en la Uarda y arriba a Valparaíso el 16 de Junio y en colaboración con Eduardo Poirier (“fue entonces, después y siempre, como un hermano mío”) escribe la novela Emelina para el certamen de La Unión de Valparaíso.

Se traslada a Santiago y se incorpora a la redacción de La Época (dir. Eduardo MacClure) donde conoce a la élite intelectual santiaguina (Luis Orrego Luco, Manuel Rodríguez Mendoza, Narciso Tondreau, etc) y hace amistad con Pedro Balmaceda Toro, hijo del Presidente (10 de Julio).

1887 –  PRIMER PREMIO

Retorna a Valparaíso donde es nombrado inspector de la Aduana. Se publica Abrojos (Santiago, Imprenta Cervantes) y colabora en la Revista de Artes y Letras. Participa en el Certamen Varela y obtiene el primer premio con el Canto Épico a las Glorias de Chile y un accesit por las Rimas. Se publica también la novela Emelina que no obtuvo premio. Vuelve a Santiago y a fin de año se traslada a Valparaíso nuevamente. Escribe “Anagké”, “Autumnal”, “El Fardo”; “Invernal”, “El Velo de la Reina Mab”, “El Rey Burgués” y “La Ninfa”.

“La impresión que guardo de Santiago en aquel tiempo, se reduciría a lo siguiente: vivir de arenques y cerveza en una casa alemana para poder vestirme elegantemente, como correspondía a mis amistades aristocráticas” (Autobiografía).

1888 –  AZUL…

Colaboraciones en El Heraldo de Valparaíso y en La Libertad Electoral de Santiago donde aparece su artículo “Catulo Méndez (sic), Parnasianos y Decadentes” (7 de Abril). “Juntar la grandeza de los esplendores de una idea en el cerco burilado de una buena combinación de letras; lograr no escribir como los papagayos hablan sino como las águilas callan; tener luz y color en un engarce, aprisionar el secreto de la música en la trampa de plata de la retórica”.

Muere José Victorino Lastarria sin escribir el prólogo de su libro, tarea que recaerá en Educador de la Barra (20, 21 de Agosto).

Aparece Azul…. que será considerado punto de arranque del modernismo hispanoamericano, reuniendo poemas y cuentos del período chileno. Decide regresar a Nicaragua , pero antes consigue su anhelado cargo de corresponsal de La Nación de Buenos Aires, periódico en que colaboraban Martí y Groussac, además de Santiago Estrada, “mis maestros de prosa”. Muere su Padre Manuel García Darío el 5 de Octubre.

1889 –  REGRESO A NICARAGUA

El 9 de Febrero se embarca de Valparaíso a Corinto, haciendo una breve estadía en Lima, donde visita a Ricardo Palma y al General Eloy Alfaro. Antes de partir escribe su primera corresponsalía para La Nación  sobre la  llegada del crucero brasileño Almirante Barroso a Valparaíso.

El 6 de Marzo llega a Nicaragua y permanece en León. El 1 de mayo pasa a El Salvador, donde cuenta con la protección del General Francisco Menéndez, Presidente de la República y partidario de la Unión Centroamericana, quien lo designa director del periódico La Unión, creado para difundir los principios integracionistas.

El 1 de Julio llega la noticia de la muerte de Santiago de Pedro Balmaceda Toro,  en cuyo homenaje escribirá una evocación  A. de Gilbert, que se publicó al año siguiente en San Salvador. “Iríamos a París, seríamos amigos de Armand Silvestre, de Daudet, de Catulle Mendés, le preguntaríamos a éste por qué se deja sobre la frente un mecho de su rubia cabellera; oiríamos a Renan en la Sorbona y trataríamos de ser asiduos contertulios de madame Adam; y escribiríamos libros franceses”, eso sí”.

1890 –  MATRIMONIO CON RAFAELA CONTRERAS

Hace campaña “unionista” con un conjunto de artículos que se recogerán póstumamente como Crónica Política. Matrimonio Civil con Rafaela Contreras C. (21 de Abril) cuyo complemento religioso es impedido por el cuartelazo de Carlos Ezeta contra el General Menéndez. Sale para Guatemala el 27 de Junio, donde colabora en el Diario de Centroamérica, antes de pasar a dirigir el 8 de diciembre el Correo de la Tarde. Se publica la segunda edición, ampliada de Azul… (Guatemala, Imprenta La Unión) predecida del estudio que Juan Valera había hecho para su Cartas Centroamericanas.

En su período salvadoreño uno de sus principales amigos fue Francisco Gavidia. “con quien penetré en iniciación ferviente en la armoniosa floresta de Víctor Hugo y de la lectura mutua de los alejandrinos del gran francés, que Gavidia, el primero seguramente, ensaya en castellano a la manera francesa, surgió en mí la idea de renovación métrica que debía ampliar y realizar más tarde”.

1891 –  NACIMIENTO DE RUBÉN DARÍO CONTRERAS

Manuela Cañas de Contreras y su hija Rafaela llegan a Guatemala y se celebra la boda religiosa en la catedral el 11 de Febrero. En su diario colabora el joven Gómez Carrillo a quien Darío consigue una pensión para viajar a España. El Gobierno dispone suprimir El Correo de la Tarde cuyo último número sale el 5 de junio. Con su suegra y esposa embarca rumbo a Costa Rica el 5 de agosto, donde Gavidia lo incorpora a la redacción de La Prensa Libre de la que era director.

Nace en San José de Costa Rica su primogénito Rubén Darío Contreras el 12 de Noviembre. Su protector será el General Lesmes Jiménez quien cancela las deudas del poeta.

1892 –  VIAJE A ESPAÑA

Pío Víquez, director de El Heraldo, lo atrae a la redacción del periódico. Al ascender a la presidencia de Guatemala, José María Reina Barrios decide trasladarse a ese país.

Viaja a Guatemala el 11 de Mayo donde no obtiene trabajo. Es nombrado entonces secretario de la delegación que el gobierno de Nicaragua envía a España para las fiestas del IV Centenario del descubrimiento de América.

Se embarca el 24 de Junio y hace escala en La habana donde conoce a Julián del Casal y a Raúl Cay, hermano de la cubana-japonesa. Es su compañero de viaje Luis H. Debayle. Llega a Madrid el agosto donde se relaciona con los intelectuales peninsulares: Juan Valera, Salvador Rueda (para cuyo libro escribe “Pórtico”), Campoamor, Cestelar. Menéndez Pelayo, Núñez de Aece y Emilia Pardo Bazán. Escribe “A Colón” y “Elogio de la Seguidilla”.

En noviembre regresa, con escala en La Habana y en Cartagena de Indias donde visita a Rafael Nuñez que le promete un consulado en Buenos Aires.

1893 –  MUERTE DE RAFAELA CONTRERAS Y MATRIMONIO CON ROSARIO MURILLO

El 26 de Enero muere su esposa Rafaela Contreras en El Salvador y dos meses después se casa en Managua con Rosario Murillo el 8 de Marzo, en un matrimonio que denunció como unión forzada. Llega a Panamá el 3 de Abril con su nueva esposa pero esta regresa pocos días después a Nicaragua. Poco después nacerá Darío, primogénito del matrimonio, que morirá pronto. Viaja a Nueva York donde a fines de mayo conoce a su admirado José Martí, quien lo llama: “¡Hijo!”.

Parte para Francia el 7 de Junio cuya capital desde niño quiso conocer: “Era la ciudad del arte, de la belleza y de la gloria; y sobre todo, era la capital del amor”. Gómez Carillo, y más, Alejandro Sawa, lo atienden y puede conocer en un café a Verlaine, así como a Charles Morice y sobre todo a Jean Moreás.

En París, “me inicié en aventuras de altas y fácil galantería”. Agotados sus recursos, parte para Buenos Aires a donde llega el 13 de Agosto incorporándose en La Tribuna y otros diarios. Sus primeros amigos: Enrique de Veida, José Ceppi (Aníbal Latino), Julio Piquet, José Miró (Julián Martel) y especialmente Roberto J. Payró.

(Rosario Emelina Murillo.- Segunda esposa de Rubén Darío)

“Claro es, que mi mayor número de relaciones estaba entre los jóvenes de letras con quienes empecé a hacer vida nocturna en cafés y cervecerías”: Eduardo L. Holmber, Alberto Ghiraldo, Charles Soussens, José Ingenieros, José Pardo, Antonino Lamberti.

“Pasaba pues, mi vida bonarence, escribiendo artículos para La Nación y versos que fueron más tarde mis Prosas Profanas, y buscando por la noche el peligroso encanto de los paraísos artificiales” (Autobiografía). En compañía del joven poeta boliviano Ricardo Jaimes Freyre funda y dirige la Revista de América de la que solo aparecen tres números.  A fines de año Carlos Vega Belgrano pasa a presidir el Ateneo de Buenos Aires que se abre a los jóvenes valores que rodean a Darío.

1895 – MUERTE DE ROSA SARMIENTO

El 3 de mayo muere en el Salvador su madre, Rosa Sarmiento y a la muerte de Rafael Núñez se le comunica la supresión del consulado Colombiano. Vive por lo tanto de su colaboraciones en La Nación y por mediación de Mariano de Vedia, en La Tribuna: “Mi  obligación era escribir todos los días una nota larga o corta, en prosa o verso, en el periódico”. Escribe la serie de semblanzas literarias que recogerá en 1896 en Los Raros.

Visita  la Isla Martín García en mayo donde escribe poemas, entre ellos “La Epístola a Ricardo Jaimes Freyre” y la “Marcha Triunfal”. Prologa libros de Emilio Rodríguez (Gotas de Absintio) y Alberto Ghiraldo (Fibras).

1896 –  LOS RAROS Y PROSAS PROFANAS

Es el año de la apoteosis de Rubén Darío: se publican Los Raros (Talleres de “La Vasconia”) y Prosas Profanas y Otros Poemas (Imprenta Pablo Coni e Hijos) cuyos gastos fueron sufragados por Carlos Vega Belgrano, quien entonces dirigía El Tiempo donde colaboraba Darío.

Aparte de las famosas “Palabras Preliminares” que sirven de manifiesto al libro, Darío publicó su respuesta a la crítica de Broussac sobre Los Raros en “Los Colores del Estandarte” (La Nación, 11 de Noviembre).

Prosas Profanas debió aparecer a fin de año y difundirse en el siguiente, cuando se suceden las críticas elogiosas. En este mismo año llega a Buenos Aires el otro joven poeta (el primero fue Ricardo Jaimes Freyre) que Darío habría de apoyar en vehemencia: Leopoldo Lugones, que se integrará el cenáculo de Aure’ Keller. El viaje a Córdoba, donde lee el poema “En elogio del 11mo Obispo de Córdoba, Fray Mamberto Esquiú”. El 15 de octubre da lugar a un escándalo literario que Darío reseñó en El Tiempo (19d e Octubre).

1897 – LA INTENSA PRODUCCIÓN LITERARIA

Procura ayuda económica del Presidente de Nicaragua, José Santos Zelaya, sin obtener más que promesas. Rosario Murillo vuelve a urgirlo para que la lleve a Buenos Aires.

Continúa su intensa producción literaria en los diarios de Buenos Aires: cuentos: “Gesta Moderna”, “Un Cuento para Jeannette”, “Por el Rhim”, “La Leyenda de San Martín, Patrono de Buenos Aires”; poemas: “Balada a Leopoldo Díaz”, “Diálogo de una Mañana de Año Nuevo” y artículos literarios y de actualidad. Celebra con entusiasmo la aparición de Las Montañas del Oro de Leopoldo Lugones (El Tiempo, 26 de Noviembre).

Comienza a publicar en La Biblioteca, que dirige Paul Groussac, una novela arqueológica en el estilo de la Salambó de Flaubert: El Hombre de Oro. Da a conocer tres capítulos (V, VI, IX) a los cuales puede vincularse un texto de 1898, “La Fiesta en Roma”, pero no continúa su proyecto.

1898 – LA GUERRA HISPANOAMERICANA

La  guerra hispanoamericana lo conmueve y en sus artículos de El Tiempo censura acremente a los Estados Unidos: “No puedo, no quiero estar de parte de esos búfalos de dientes de plata. Son enemigos míos, son los aborrecedores de la sangre latina, son los bárbaros. Así se estremece hoy todo noble corazón, así protesta todo signo hombre que algo conserve de la leche de la loba” (20 de Mayo).

La Nación, que ha tomado partido por España, decide enviar un corresponsal que informe de la situación española. Julio Piquet, designa a Darío, quien se embarca el 2 de diciembre para Europa.

En ese año ha mantenido su producción periodística, destacándose su artículo a la muerte de Stéphane Mallerme (Octubre) y otro sobre Puvis de Chavanne.

1899 –  FRANCISCA SÁNCHEZ DEL POZO

El 1 de Enero llega a Barcelona y celebra su vitalidad y la energía del alma catalana. El 4 de Enero viaja a Madrid donde escribe varias correspondencias (“los políticos del día parece que para nada se diesen cuenta del menoscabo sufrido”) que luego compondrán su libro España Contemporánea.

Retoma sus vínculos con los intelectuales incluyendo nuevos (Benavente, Maeztu, Ruíz Contreras, Manuel Machado, Francisco Villaespesa y Juan Ramón Jiménez). Publica poemas de motivos hispánicos: “Cyrano en España”, “Al Rey Oscar”, y “Trébol”.

Conoce a Francisca Sánchez del Pozo, una campesina sencilla y hermosa, analfabeta, a quien Darío enseña a leer y la hace su mujer. Visita en octubre la casa de sus padres en Navalsaúz, Avila. Recibe orden de La Nación de trasladarse a París para escribir sobre la Exposición Universal.

1900 – PEREGRINACIONES

Parte para París haciendo una visita al Santuario de Lourdes. El 20 de Abril envía su primera corresponsalía sobre la Exposición (la serie de todos los artículos se recogerá en Peregrinaciones, 1901).

En París trata con Gómez Carillo, Manuel Ugarte, Rufino Blanco Fombona y establece amistad con Justo Sierra y Amado Nervo. Conoce y escribe sobre Henri de Groux, pintor belga y sobre el anarquista Laurent Tailhade. Con motivo del Año Santo, viaja a Italia el 11 de Septiembre visitando Turín, Génova, Pisa, Livorno, Roma y Nápoles.

En Roma presencia una ceremonia del Papa León XIII, sobre el cual escribe emocionado. Allí se encuentra con Vargas Vila, que en el libro que le dedica, a su muerte, evoca esos días: “es el genio de Darío lo que ha hecho mi admiración por él, pero es la debilidad de Darío, la que ha hecho mi cariño y mi amistad por él; era un niño perdido en un camino”. En abril nace su Carmen, la cual habrá de morir al año siguiente.

1901 –  PUBLICACIÓN DE TRES VOLÚMENES

Tres volúmenes publica en la editorial de la Viuda de Ch. Bouret: España Contemporánea y Peregrinaciones, que recopilan sus artículos para La Nación, el segundo de los cuales con un prólogo de Justo Sierra, y la segunda edición, ampliada, de Prosas Profanas, con el agregado de un prólogo de José E. Rodó que aparece sin firma.

Francisca Sánchez se reúne con él en París. Viaja a Inglaterra, visitando Strafford on Avon, y luego a Bélgica. En el verano se traslada a Deippe en compañía de Manuel Ugarte.

Escribe largas corresponsalías para La Nación y pasa por apuros de dinero que son ya en él una costumbre. Atiende a las actualidades francesas en una serie de artículos que el año siguiente recogerá en el volumen La Caravana Pasa.

1902 –  PUBLICACIÓN DE LA CARAVANA PASA

La editorial de los Hnos. Garnier publica La Caravana Pasa. En París trata a Antonio Machado y aunque sus vías poéticas serán distintas, conservarán una constante estima recíproca. También le escribe desde España Juan Ramón Jiménez pidiéndole colaboración para su revista Helios, donde Darío dará a conocer algunos de sus más importantes poemas. Ya Darío había escrito el “Atrio para las Ninfas de J.R.L (1900). Amado Nervo retorna a México donde se publicará su libro El Éxodo y las Flores del Camino con soneto prologal de Darío.

1903 –  NOMBRAMIENTO COMO CÓNSUL EN PARÍS

El 12 de Marzo el Gobierno de Nicaragua lo nombra Cónsul en París: “Entre mis tareas consulares y mi servicio en La Nación pasaba mi existencia parisiense”. Vivía en el Barrio Montmartre y solía cenar en Au  Filet de Sole, con los hispanoamericanos que residían en París (el cubano Eulogio Horta, Ricardo Rojas, Ugarte, Lugones, etc).

Nace su segundo hijo con Francisca Sánchez: Rubén Darío Sánchez a quien su padre apoda “Phocás, el campesino”. Escribe el prólogo para Crónicas del Boulevar de Manuel Ugarte.

Viaja a Málaga, pasando por Barcelona. Sus Impresiones se reunirán al año siguiente en el Volumen Tierras Solares, Elogia “la Barcelona de Ruiseñor y de Gual”, la actividad de la ciudad y su modernidad. En “La  Tristeza Andaluza” elogia Arias Tristes, el libro de Juan Ramón Jiménez.  (Rubén Darío en un Típico Patio Nicaragüense.- León, 1907)

1904 –  TIERRAS SOLARES

Viaja a Gibraltar y Marruecos y después visita Granada, Sevilla y Córdoba en Febrero, retornando a París en Marzo. En mayo iniciará su recorrida por “Tierras de Bruma” visitando Alemania, Austria, Hungría e Italia en Mayo.

En Madrid aparece Tierras Solares (Tipografía de la Revista El Archivo), cuya edición está al cuidado de Gregorio Martínez Sierra, quien también gestiona del editor la publicación de las crónicas de Opiniones.

Comienza a encarar su nuevo libro de poesía. Juan Ramón Jiménez le trasmite un pedido de colaboración para la Revista Blanco y Negro. Prologa un libro de Blanco Fombona. (Pequeña Opera Lírica) y otro de Valle Inclán (Sonata de Primavera).

1905 –  CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA

En Febrero retorna con Francisca Sánchez a España y en la sesión solemne del Ateneo del Madrid a conocer la “Salutación del Optimista” (28 de Febero). Escribe asimismo la “Letanía a Nuestros Señor Don Quijote”. En naval Saúz fallece el 10 de Junio Rubén Darío Sánchez, “Phocás”.

Con la ayuda de Juan Ramón Jiménez procede a preparar su nuevo libro, que titula definitivamente, después de varias dudad: Canto de vida y Esperanza. Los Cisnes y Otros Poemas (Tipografía de la Revista de Archivos). Es la más hondamente artística y humana de sus obras y de ella se tiraron 500 ejemplares. Su breve prólogo reitera su estética y justifica la inclusión de su “Oda a Rooselvelt”, diciendo: “Si en estos cantos hay política es porque aparece universal. Y si encontráis versos a un presidente, es porque son un clamor continental”. Publica asimismo, por la editorial Maucci, la segunda edición, corregida y aumentada de Los Raros, y en Buenos Aires sale con la Biblioteca de La Nación, una edición reducida de Azul…

1906 – VIAJES VARIOS

En Mayo viaja a Inglaterra y Bélgica. Es designado secretario de la delegación de Nicaragua a la Conferencia Panamericana de Río de Janeiro, debiendo reunirse con el Ministro Dr. Luis Felipe Corea en Nueva York.

Entre los delegados centroamericanos se encontrarán dos poetas amigos, Juan Ramón Molina y Román Mayorga Rivas, secretario de las Delegaciones Hondureñas y Salvadoreñas (“Esa conferencia  en que los secretarios éramos gigantes y los ministros pigmeos”). En Río de Janeiro escribe la “Salutación del Águila” que le valdrá reproches de Blanco Fombona.

En agosto viaja a Buenos Aires donde La Nación le ofrece un gran banquete. Acaba de dar a conocer su Oda a Mitre (París, Imprime Eymeoud). Retorna a París y pasa el invierno en Palma de Mallorca donde traga a Joan Alcover, Gabriel Alomar, Emilio Guanybens y Josep Carner.

Concibe allí su novela La Isla de Oro que quedará inconclusa y su “Epístola a Madame Lugones”. Entre quienes lo visitan en ese lugar de paz está el pintor mexicano Ramos Martínez.

Aparece su libro de ensayo Opiniones (Madrid. Librería de Fernando Fe) y escribe el preludio para Alma América de José Santos Chocano. Rosario Murillo llega a París buscando una reconciliación.

1907 –  NACE EL SEGUNDO RUBÉN DARÍO SÁNCHEZ : GÜICHO

Mantiene en Brest, durante el veraneo, su entrevista con Rosario Murillo. En octubre nace en París el segundo Rubén Darío Sánchez, a quien Darío llamará Güicho. El mismo mes parte de Paris con destino a Nicaragua y después de una escala en Panamá llega a Corinto un 23 de Octubre. “Tras quince años de ausencia, deseaba yo volver a ver mi tierra natal. Había en mi algo como una nostalgia del Trópico”.

Recorre triunfante en noviembre y diciembre las principales ciudades de Nicaragua: León, Managua y Masaya. El Congreso Nacional crea la “Ley Darío” para facilitarle el divorcio con Rosario Murillo, pero la disolución del vínculo legal no se lleva a cabo. El gobierno liberal del General José Santos Zelaya designa a Darío Ministro Residente ante el gobierno de España el 21 de Diciembre.

(Manuel Maldonado,  Rubén Darío y Santiago Argüello.- Managua, 1907)

En Madrid aparece la segunda edición de Cantos de Vida y Esperanza y una recopilación de artículos periodísticos Parisiana (Librería Fernando Fe).

En edición de la Tipografía de Archivos, aparece su nuevo libro de poesía, El Canto Errante que lleva como prólogo (“Delucidaciones”), sus artículos par El Sol de Madrid: “Como hombre he vivido en lo cotidiano; como poeta, no he claudicado nunca, pues siempre he tendido a la eternidad”.

1908 –  RETORNO A EUROPA

Prolonga su permanencia en Nicaragua hasta abril en que viaja de retorno a Europa: “Como alejado y como extraño a vuestras disensiones políticas, no me creo ni siquiera con el derecho de nombrarlas. Yo he luchado y he vivido, no por los Gobiernos, sino por la Patria; y si algún ejemplo quiero dar a la juventud de esta tierra ardiente y fecunda, es el del hombre que desinteresadamente se consagró a ideas de arte, lo menos posible positivo, y después de ser aclamado en países prácticos, volvió a su hogar entre aires triunfales”. (Rubén Darío en Compañia del  Dr. Luis H. Debayle.- León, 1908)

Presenta cartas credenciales de Ministro de Nicaragua a Alfonso XIII, en Madrid el 2 de Junio. También está en  Madrid como secretario de la Legación de México, Amado Nervo.

Sufre apreturas económicas pues no le remiten los fondos para su embajada, de lo cual se quejará a Santiago Argüello: “Mis escasos recursos, que apenas me bastaban para Rubén Darío, han tenido que emplearse en todo este tiempo en sostener el decoro del Ministro de Nicaragua ante S.M. Católica. Si te dijera que he tenido que malvender una edición de Páginas Escogidas y mi piano para poder hacer frente a la situación… ”

Prologa un libro de Blanco Fombona (Au-delá des horizons) y prepara su libro sobre Nicaragua.

1909 –  EL ALFONSO XIII Y EL VIAJE A NICARAGUA E INTERMEZZO

A comienzos de este año viaja a Italia y retorna a París, dejando la embajada de Nicaragua en Madrid en manos del secretario Sedano. Aparecen en España dos libros: El Alfonso XIII (Biblioteca Ateneo) que es una manifestación de la actividad diplomática y El Viaje a Nicaragua e Intermezzo Tropical (idem).

“Crónica Emocionada -dice Ernesto Mejía Sánchez- de quien fue por esa vez recibido como profeta en su tierra”. Cuando lo está concluyendo se ha enterado de la caída de Zelaya, y el ascenso a la presidencia de su antiguo compañero del colegio, Dr. Madrid.

1910 –  OBRAS ESCOGIDAS, POEMA DE OTOÑO Y OTROS POEMAS

En Madrid (Biblioteca Ateneo) aparece Poema de Otoño y Otros Poemas en tanto que la Librería de Sucesores de Hernando inicia sus Obras Escogidas en tres volúmenes. A pedido del diario La Nación escribe el largo poema “Canto a la Argentina” destinado al número de mayo, homenaje al centenario de la independencia del país, el cual le será retribuido con diez mil francos. Pasa el verano en Bretaña, en compañía de Ricardo Rojas, huéspedes del ocultista Austin de Croce. También visita al poeta Saint Paul Roux.   (Rubén Darío en Compañía del  Pintor Mexicano Alfredo Ramas Martínez.- Jalapa, Veracruz,. 1910 )

El Presidente de Nicaragua José Madriz los designa delegado a las fiestas del Centenario de la Independencia de México y el 21 de Agosto se embarca en Saint-Nazaire rumbo a Veracruz.

En este tiempo lleva un diario personal que abandonará el 11 de Noviembre. Pasa por La Habana el 2 de Septiembre , llega a Veracruz el 4 de Septiembre donde se le rinde homenaje, visitando el estado de Veracruz por invitación de su gobernador. A causa de la revolución en Nicaragua el gobierno de Porfirio Díaz le pide que no ascienda a Ciudad México. Hay manifestaciones estudiantiles en apoyo de Darío.

Regresa a La Habana el 12 de Septiembre donde permanece hasta noviembre en que retorna a Europa. Lo reciben en Cuba: Oswaldo Bazil, Max Henríquez Ureña, y otros escritores, y participa en el aniversario de la muerte de J del Casal.

1911 – REVISTA MUNDIAL

Vuelto a París recrudecen sus angustias económicas: sólo cuenta con las colaboraciones en La Nación. Dos empresarios uruguayos, los hermanos Alfredo y Armando Guido, le proponen la dirección de una revista, Mundial, con un sueldo de 400 francos mensuales. Acepta, contando con la colaboración del dibujante Leo Merelo y el músico René Pérez.  El primer número aparece en mayo. Acepta asimismo encargarse de la dirección de una publicación paralela, dedicada a la mujer, Elegancias. En Mundial dará a conocer la serie de “Cabezas” sobre escritores y políticos de ambos mundos y llama a colaborar a todos sus amigos, aunque con episodios molestos como el que motiva el enojo de Rufino Blanco Fombona.

Hace un viaje a Hamburgo, invitado por Fabio Fiallo, que es ahora Cónsul en esa ciudad. Da a conocer otra recopilación de artículos, Letras (París, Garnier Hnos) y prologa el libro de Francisco Contreras, La Piedad Sentimental. Continua fielmente con sus colaboraciones para La Nación: de esta época son sus artículos sobre: “El Mundo de los Sueños” que atestiguan sus antiguas oníricas.

1912 – LA VIDA DE RUBÉN DARÍO ESCRITA POR EL MISMOS

Los Hnos. Guido proyectan una gira propagandísticas por España y América, para las revistas de su empresa. En marzo ofrecen un banquete de despedida a Darío, del que participan Francisco García Calderón, Eugenio Garzón, Leopoldo Lugones, Alcides Arguedas, Manuel Machado, Carrasquilla Mallarino, entre otros. Visita Barcelona, Lisboa, Río de Janeiro, San Pablo, Montevideo y Buenos Aires: a su paso lo saludan los escritores y artistas y en Buenos Aires se le ofrece una gran recepción. Darío lee poemas, dicta conferencias, firma autógrafos y escribe poemas en álbumes, publicita la empresa de los Hnos. Guido.

El Director de Caras y Caretas le pide que escriba su biografía, que él dicta en septiembre y octubre: “La Vida de Rubén Darío escrita por él mismo”. Para La Nación escribe la “Historia de mis Libros”. Su salud le impide continuar la gira y retorna a París en Septiembre donde E. Goméz Carillo le organiza un gran banquete el 16 de Noviembre presidido por Paul Fort.

En Madrid aparece una nueva recopilación de artículos, Todo al Vuelo, por la cual la Editorial Renacimiento le paga 400 francos.

1913 –  NOVELA AUTOBIOGRÁFICA

Viaja a Barcelona en Enero y regresa a París, donde se reune en mayo con Francisca Sánchez, su hijo Güicho y la hermana de Francisca, María. Invitado por Juan Sureda y Pilar Montaner, pasa el otoño en Valldemosa, en la Isla de Mallorca, en un período de alta actividad creativa. Escribe “La Cartuja”, “Los Olivos”, “Valldemosa” y emprende una novela autobiográfica, Oro de Mallorca, que también habrá de dejar inconclusa.

Luchando contra el alcohol, tiene entonces un período de misticismo que se registra en su retrato con hábito de cartujo.  (Rubén Darío dictado a dos Secretarios.- Buenos Aires. 1812)

Oswaldo  Bazil lo visita y trata en vano de aplacar su alcoholismo. Se embarca para Barcelona el 27 de Diciembre y retorna a Paris.

La Nación ha publicado en este año La Historia de mis Libros, y ha aparecido Los Cálices de D. Agustini, con su “Pórtico”.

1914 –  CANTOS A LA ARGENTINA Y OTROS POEMAS

En París los Hnos. Guido lo atienden con nueva cordialidad. Está inquieto con su salud y consulta médicos amigos (Diego Carbonell, José Ingenieros). Recrudecen sus períodos de alcoholismo, estado de angustia y pesadillas.

Consigue editor para el Canto a la Argentina y Otros Poemas (Madrid, Biblioteca Corona) y el mismo da a conocer la selección Muy Siglo XVIII.

Surge el proyecto de una gira pacifista por América, en parte para alejarse de la Europa en guerra y del acoso económico en que vive. Organiza la gira su secretario Alejandro Bermúdez. La primera escala es Barcelona donde Vargas Vila, asustado de su estado físico, trata de disuadirlo y de convencerlo para que permanezca allí. Parte en el barco Vicente López el 25 de octubre y llega a New York en noviembre.

Allí enferma de pulmonía, escribe algunos poemas dramáticos, como “La Gran Cosmópolis” y participa de actos pacifistas y homenajes.

1915 – INCORPORACIÓN E HISPANIC SOCIETY

En la Universidad de Columbia, bajo los auspicios del Instituto de Artes y Ciencias  y de la Hispanic Society of America, lee su poema “Pax” y Alejandro Bermúdez sustenta una conferencia el 4 de febrero. Es incorporado a la Hispanic Society.

Invitado por Estrada Cabrera, llega a la Ciudad de Guatemala el 20 de Abril, y a ruego del Presidente escribe para las fiestas de  Minerva  que él organiza, su poema “Palas Athenea”. Rosario Murillo viaja de Nicaragua con el objeto de regresar con él a la patria (Diciembre). Pasan la navidad en Managua. en casa de su cuñado Andrés Murillo.

Aparece en libro La Vida de Rubén Darío Escrita por él Mismo (Barcelona, Maucci) y una selección de su obrar poética, Muy Antigua y Muy Moderno (Madrid, Biblioteca Corona).

Su estado de salud empeora a lo largo de esta recorrida en la cual también se acrecienta la dispomanía.

1916 – MUERTE DE RUBÉN

El 7 de Enero regresa a León acompañado por su amigo el médico Luis Debayle. Médicos amigos lo intervienen quirúrgicamente el 8 de Enero sin conseguir mejoría. El Obispo Simeón Pereira y Castellón le administra la extrema unción el 10 de Enero.

El 31 de Enero dicta su testamento declarando heredero universal a su hijo Rubén Darío Sánchez, que reside en España al lado de su madre.

El 2 de Febrero es nuevamente operado; a las siete de la tarde del 6 de Febrero comienza a agonizar y expira a las 10:15 de la noche.

La universidad, el gobierno y la iglesia le tributan una serie de homenajes  que duran varios días y concluyen con su entierro al pie de la estatua de San Pablo en la Catedral de León el 13 de Febrero.

Su muerte conmueve a la intelectualidad del idioma; en numerosísimos poemas, artículos y discursos se reconoce y exalta su calidad de clásico de la lengua española. (Funeral de Darío, con el cadáver  a la vista,en una calle de León.- Febrero de 1916)

 
 
Correo InstitucionalQuejas o Sugerencias