La Semana Santa y sus tradiciones

Por Wilmor López

La Semana Mayor en el mundo católico la representa la semana santa, se inicia el domingo de Ramos y finaliza el domingo de resurrección, es la última semana de la Cuaresma.
La iglesia católica se dedica a conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesús. La actividad es intensa, misas, procesiones, confesiones, dramas teatrales de la pasión y muerte de Jesús, los huertos del Señor, los monumentos, las alfombras pasionarias de aserrín en Sutiava, hechas con labor artística artesanal, el viacrucis acuático, la procesión de medianoche, la bendición del agua y el fuego, las comidas de verano con sus dulces y bebidas, todas de carácter tradicional, también se destaca las  peregrinaciones en carreta a Popoyuapa para adorar a Jesús del Rescate y sin faltar su música sacra.
Nicaragua vive la semana santa de dos maneras: vacacionando y otros en oficios religiosos. Algunas personas se van a los balnearios, a  la playa, al mar, ríos, pozas  y otra parte del  pueblo se unen a las procesiones a los oficios religiosos.
La gastronomía de semana santa juega un papel determinante en la tradición, son platillos únicos, comida con evidente influencia árabe, española y  herencia indígena, todas estas culturas  convergen en la comida, bebida y dulce, el sabor de la cultura en los platillos coloridos.
El día más sagrado es el viernes santo, los fieles deben de ayunar, ese día nadie come carne roja, es el día de la procesión más simbólica: El Santo Entierro.
Luego viene la Pascua, celebrando la resurrección, la palabra Pascua significa salto o paso, viene del latín Pascae, este domingo de Pascua es también conocido como domingo de gloria o de resurrección.
Antes de hablar de la gastronomía de la semana mayor, voy a recordar algunas tradiciones  que hemos heredado de nuestros antepasados y que hoy ha tomado fuerza gracias al apoyo de algunas instituciones gubernamentales, una de ellas es la procesión de los perros en Masaya, el domingo de Dolores se celebra  con una misa en el barrio de Monimbó a San Lázaro, esta actividad es respaldad por INTUR, organizando un concurso de la mascota mejor disfrazada, la competencia es interesante por la creatividad de los disfraces que lucen sus mascotas.
En los pueblos, algunos jóvenes durante las procesiones lucen prendas nuevas de vestir, son los estrenos de ropa con el propósito de tener suerte, otra tradición es la cruz de palma detrás de la puerta, para espantar el mal, la mayoría de las palmas viene de La Paz Centro, otras creencias de los fieles son: no correr en las calles, no cortar árboles, no bañarse en la tardes, no comer carne roja, no encender el fuego de la cocina, etc.
La gastronomía de este tiempo religioso goza de popularidad nacional, sus platos comienzan a salir a partir del primer viernes de cuaresma, siendo  la sopa de queso el primer platillo que se presenta, presidido con gran propaganda comercial, esta sopa en el norte segoviano cambia de nombre y se llama sopa de cuajada y también sopa de rosquilla. En los países vecinos de El Salvador y Honduras es conocida una sopa similar con una variante, en Honduras se hace la tradicional sopa de tortas de pescado seco y en el Salvador preparan una torta de pescado envuelta en huevo, es preparada con masa y con abundante caldo, el pescado es de macarela, envuelta en huevo y acompañada de papas y garbanzo.
Nicaragua se luce con una variedad de platillos sobresaliendo las carnes de pescados, de iguana y de tortuga. El maíz con sus variedades sale a relucir, especialmente con sus tamales, o se convierte en pinol blanco y pinolillo con cacao, es una bebida de verano. El dulce de panela o rapadura es otro elemento que engalana el paladar al congraciarse con los almibares y curbasa, este dulce de panela (atado) es fiel compañero del pinol simple y del pozol.
En la Costa Caribe existen platos típicos de semana santa, el banano, el coco y el pescado son el denominador común, allí se conocen el pescado con banano, el pescado asado, el sasal, el wabul de frutas de pan y de quequisque, la torta de arroz, en Somotillo, departamento de Chinandega encontramos otra sopa: el enhuevado, es una sopa  de torta de pescado con huevo.
Entre los dulces de semana santa están los motajatol, la cusnaca y  el banano pasado de Granada, es un dulce de Cuaresma en extinción pues casi no se recuerda, lo he visto y probado en la ciudad de Granada donde se acostumbra en los Huertos del Señor del jueves santo. Mientras que en Ocotal aparece un dulce con influencia española: La torreja, a base de maíz y huevo, en España durante la semana santa hacen La Torrija, es un dulce tradicional de cuaresma, es una rebanada de pan duro empapado en leche y tras ser rebozada en huevo, es frita en un sartén con aceite. Otra torreja es el elaborado en Guatemala, es a base  de panes de manteca llamados yemas de huevo, se envuelven en huevo se fríen, se colocan en la miel hecha con azúcar, un clavito de canela y se ponen unas semillas de almendra.
En Nicaragua un plato emblemático de semana santa es el arroz con Gaspar también conocido como Gaspar seco con arroz, hay cocineras tradicionales que poseen su propia receta al hacer este plato.
Este país también presenta otro dulce: El pipián en miel y el refresco de Hojas de aguacate y guarumo, lo hacen en la Comunidad de Samaria, pertenece a Villa El Carmen. Otras delicias son las Huacas de mango sazón, tortas de sardinas o pepescas en tortas, buñuelos de cuaresma, el bienmesabes, la colación, cajeta tradicional, tamal con queso, iguana en pinol, ayote en miel, y otras suertes de platos y dulces son  parte de nuestra identidad culinaria,
En realidad Nicaragua es un país único y original,  de comida tradicional exquisita, somos un país afortunado, con lagos, lagunas y volcanes, con un poeta universal Rubén Darío que revolucionó el Modernismo,  con el General Sandino, cuya dignidad patriótica nos cobija, con un buen gobierno que oye la voz de su pueblo, somos un país feliz y donde la soberanía la ejercemos los Nicaragüenses.