1916 – MUERTE DE RUBÉN

El 7 de Enero regresa a León acompañado por su amigo el médico Luis Debayle. Médicos amigos lo intervienen quirúrgicamente el 8 de Enero sin conseguir mejoría. El Obispo Simeón Pereira y Castellón le administra la extrema unción el 10 de Enero.

El 31 de Enero dicta su testamento declarando heredero universal a su hijo Rubén Darío Sánchez, que reside en España al lado de su madre.

El 2 de Febrero es nuevamente operado; a las siete de la tarde del 6 de Febrero comienza a agonizar y expira a las 10:15 de la noche.

La universidad, el gobierno y la iglesia le tributan una serie de homenajes  que duran varios días y concluyen con su entierro al pie de la estatua de San Pablo en la Catedral de León el 13 de Febrero.

Su muerte conmueve a la intelectualidad del idioma; en numerosísimos poemas, artículos y discursos se reconoce y exalta su calidad de clásico de la lengua española. (Funeral de Darío, con el cadáver  a la vista,en una calle de León.- Febrero de 1916)

X