Isaac, una historia de amor y sacrificio en la educación

Regresar a Noticias

Con su uniforme azul y blanco, acompañado por sus compañeritos de clases, maestros, padres y madres de familia, así recibió su diploma de Sexto Grado, Isaac de Jesús Granja Delgado, durante la primera promoción de niños con discapacidad, en San Carlos, Río San Juan.

La historia de este niño, se da a conocer gracias a su abuela Reyna Delgado, quien envió un correo electrónico agradeciendo a la vicepresidenta de la República, Rosario Murillo, por haber dado la oportunidad de la inclusión educativa a su nieto, y a otros niños del Aula Integrada de la Escuela Jardines de Mi Infancia, en San Carlos.

“El haber recibido él su graduación, el haber sido motivado con la promoción, a mí también me motivó a decir gracia a Dios y al Buen Gobierno”, sostuvo la abuela de Isaac.

Afirmó, que gracias al empeño del Gobierno Sandinista, los niños y niñas con discapacidad, tienen la oportunidad de asistir a las escuelas y desarrollar sus capacidades, en dependencia de sus condiciones.

“Es confortante ver a las familias felices, ver que los maestros hacen posible cumplir esos sueños… recuerdo ver a los padres felices de que sus niños puedan ser integrados y eso es gracias a Dios y a la gestión del gobierno, y el amor de los maestros con los niños”.

Isaac nació con hidrocefalia, a las dos horas de haber nacido fue operado para reducir el daño cerebral e introducir una sonda.

Aunque el pronóstico de vida que los doctores le dieron a su madre Nilda Granja, eran poco favorable, Isaac lleva 15 años de vida y lucha.

“A mí me dieron pastillas para que la leche se me secara, porque no le daban esperanzas de vida, pero yo me aferré a Dios y dije que él iba a vivir y así fue, Diosito tiene su propósito y lo ha dejado”, manifestó la mamá de Isaac.

A los siete meses de edad, la salud de Isaac se agravó, tras varias convulsiones, quedó con parálisis completa, un golpe duro, que fortaleció la unidad familiar, pues el abuelo de Isaac, José Eusebio, dejó de trabajar como billarista, para dedicarse al cuido de su primer nieto.

Isaac, por seis años, asistió a la escuela, compartía el salón con niños con Autismo, Síndrome de Down entre otros; y cuando no podía asistir a clases, la maestra llegaba a su hogar para brindarle la atención psicomotora.

“Con él he trabajado la motora fina, la audición y el tacto, él escuchaba pero no trataba de identificar, en la actualidad identifica sonidos y voces de sus compañeros y su familia, su motora era un poco dura, pero se ha logrado un gran avance con él”, detalló su docente Gloria Centeno.

“Él si le manipulan un objeto con piedra, él reacciona, y con el tacto al ponerle algo suave o algo duro, él sabe diferenciarlo, si algo a él no le gusta, él llora”, explicó su mamá.

Nilda, es madre de tres hijos: Isaac, Hanny y Lucía, la necesidad de mantener su hogar, la impulsó a estudiar y prepararse como docente.

Inició impartiendo clases en la modalidad de Primaria Multigrado, Educación Inicial, y como docente del Aula Integrada.

Las Aulas Integradas, son espacios educativos en las escuelas regulares, para atender a estudiantes con diversas discapacidades, el Ministerio de Educación (MINED), capacita y promueve el fortalecimiento de conocimientos de los docentes para brindar atención de calidad a los estudiantes especiales.

Nilda, actualmente labora como asesora pedagógica de Educación Especial Inclusiva, en San Carlos, su experiencia como madre de un niño con discapacidad, le ha servido para incentivar a demás padres de familia, para que incluyan a sus hijos e hijas al sistema educativo.

“A mí me gusta mi trabajo, me siento identificada no solo por la formación que me ha dado el gobierno, sino por la experiencia como madre… Nuestro gobierno ha hecho la restitución de derechos a los niños con discapacidad, les garantiza docentes capacitados, materiales educativos y Merienda Escolar, ya lo que el padre viene a portar es poco”, resaltó Nilda.

Isaac, es ejemplo de esa oportunidad que tienen los niños y niñas con discapacidad para poder integrarse en la educación, para desarrollar su autonomía y alcanzar grandes logros.

“Este niño nos deja una gran lección de aprendizaje, el amor y protección a nuestros niños, que podemos compartir con las familias y decir que somos capaces, de aprender, como MINED, somos capaces de enseñar y aprender de ellos, como las ganas de vivir y salir adelante”, aseguró Gabriel Mejía, delegado departamental del MINED.

La familia de Isaac, se llena de nostalgia al ver cómo se ha aferrado a la vida por 15 años, y lograr hechos tan importantes como promocionarse de Sexto Grado.

“Me siento orgullosa de él, porque aparte de su discapacidad pudo lograr un Sexto Grado”, sostuvo Hanny Mairena, hermana de Isaac.

“Ha sido muy alegre, muy feliz, mucha gente se quedó admirada de ver, cómo lo llevábamos a la escuela, vestido de azul y blanco”, dijo su abuelo José Granja.

“15 año haciéndonos reír, llorar, dedicándole lo necesario lo más que se puede a él porque él es quien nos llena de cariño, amor, tristeza, pero ahí estamos 15 años ya” manifestó su abuela Reyna Delgado.

Delgado, aseguró que así como ellos que se unieron como familia, todos aquellos padres y madres deben brindarles esas oportunidades a sus hijos, sin importar la discapacidad que tengan.

“La discapacidad está, solo hace falta romper estas brechas, sacar a los niños para que tengan mejores oportunidades… de vida, amor y oportunidad social” destacó.

Aunque Isaac no pueda leer o escribir, logró algo muy importante: abrir sus manos, comunicarse, sonreír al escuchar una canción, oír las tiernas palabras de amor de su familia, diciéndole que siempre estarán para él, que viven a diario por él y que es su mayor motivación e inspiración en la vida.

Comunicación Social

Compartir esta publicacion

Regresar a Noticias
X