1911 – REVISTA MUNDIAL

Vuelto a París recrudecen sus angustias económicas: sólo cuenta con las colaboraciones en La Nación. Dos empresarios uruguayos, los hermanos Alfredo y Armando Guido, le proponen la dirección de una revista, Mundial, con un sueldo de 400 francos mensuales. Acepta, contando con la colaboración del dibujante Leo Merelo y el músico René Pérez.  El primer número aparece en mayo. Acepta asimismo encargarse de la dirección de una publicación paralela, dedicada a la mujer, Elegancias. En Mundial dará a conocer la serie de “Cabezas” sobre escritores y políticos de ambos mundos y llama a colaborar a todos sus amigos, aunque con episodios molestos como el que motiva el enojo de Rufino Blanco Fombona.

Hace un viaje a Hamburgo, invitado por Fabio Fiallo, que es ahora Cónsul en esa ciudad. Da a conocer otra recopilación de artículos, Letras (París, Garnier Hnos) y prologa el libro de Francisco Contreras, La Piedad Sentimental. Continua fielmente con sus colaboraciones para La Nación: de esta época son sus artículos sobre: “El Mundo de los Sueños” que atestiguan sus antiguas oníricas.

X